¿Qué tipo de líder eres?
4 estilos de liderazgo que debes conocer

Cómo aplicar una buena administración en tu negocio
Fotografía: Shutterstock

Por: David Jurado


REDACTOR DE CONTENIDOS

Uno de los principales retos a los que se enfrentan los líderes en las empresas u organizaciones es lograr un equilibrio entre la dimensión personal (las relaciones con los demás) y el cumplimiento de las metas u objetivos planteados por la administración.

A partir de estas dos facetas, se han generado diversos modelos para tratar de explicar de mejor manera los estilos de liderazgo que puede desarrollar una persona, tal es el caso del modelo planteado por Sánchez (2009), quien propone cuatro estilos distintos a partir de una matriz muy simple que mostramos a continuación:

A. Estilo indiferente

(Bajo énfasis en las tareas y bajo énfasis en las personas)

Este tipo de líderes muestran un liderazgo caracterizado por la indiferencia tanto al cumplimiento de las tareas y resultados del área, como a la dimensión personal de sus colaboradores y las relaciones que establecen con ellos.

Sus principales características son:

  • Prestan escasa o casi nula atención a la definición de tareas, actividades y objetivos.
  • Son altamente permisivos.
  • Sus decisiones son poco estructuradas y tomadas según el momento.
  • No ejercen mecanismos concretos de control.
  • Realizan un mínimo esfuerzo para conseguir que el trabajo de su área se desarrolle.
  • Hacen poco uso de la presión del tiempo para acelerar la entrega de resultados.
  • No fomentan el trabajo en equipo.
  • Muestra un alto grado de indiferencia al comportamiento de los colaboradores.
  • Hacen lo mínimo exigido para permanecer en el puesto.
  • Utilizan únicamente incentivos económicos para motivar a sus colaboradores, pues consideran que el dinero es la razón básica por la cual están en la organización.
  • Otorgan mucha independencia a sus colaboradores en la solución de los conflictos grupales e individuales.

B. Estilo tecnicista

(Alto énfasis en las tareas y bajo énfasis en las personas)

Este tipo de líderes privilegian los aspectos técnicos o muy específicos de las tareas y los resultados del área; mientras que muestran una actitud totalmente displicente frente a todos los aspectos que corresponden a sus colaboradores y la relación que establecen con ellos.

Sus principales características son:

  • Son altamente autócratas.
  • Muestran gran preocupación por la definición y descripción de los objetivos, tareas y actividades a realizar dentro del área.
  • Sus decisiones están estructuradas y son tomadas sin considerar la opinión de los colaboradores.
  • Imparten órdenes de manera muy frecuente, las cuales son bastante rígidas e incuestionables.
  • Otorgan muy poca o ningún grado autoridad y autonomía a sus colaboradores en el desarrollo y control de sus actividades.
  • Suelen hacer uso constante de amenazas, castigos y el temor.
  • Privilegian el desempeño individual, por lo que la idea de trabajo en equipo es inexistente.
  • Muestra muy poco nivel de confianza en los colaboradores.
  • Promueven la comunicación unilateral.
  • Las relaciones y el contacto que mantienen con sus colaboradores son mínimos.
  • Garantizan su liderazgo y la solución de conflictos a través del poder.

C. Estilo sociable

(Bajo énfasis en las tareas y alto énfasis en las personas)

Este tipo de líderes se centran en fomentar las buenas relaciones y el buen ambiente de trabajo para todos y cada uno de los miembros del área, brindado así la mayor importancia a las personas, sin importar de forma significativa su desempeño y los resultados.

Sus principales características son:

  • Son altamente participativos.
  • Muestran poca preocupación por la definición de objetivos, tareas y actividades a realizar en el área.
  • La toma de decisiones se realiza por consenso, siendo obligatorio tener en cuenta las opiniones o ideas de los colaboradores.
  • Imparten órdenes de manera poco frecuente, las cuales son bastante flexibles y abiertas a discusión.
  • Otorgan a sus colaboradores el máximo grado de autoridad y autonomía en el desarrollo y control de sus actividades.
  • Nunca emplean el temor como medio de control y coacción.
  • Muestran un nivel de confianza total en los colaboradores.
  • Promueven la comunicación bilateral.
  • Las relaciones y el contacto que mantienen con sus colaboradores son máximos.
  • Consideran el buen ambiente de trabajo y las adecuadas relaciones como las principales fuentes de motivación.
  • Garantizan su liderazgo y la solución de conflictos a través del aspecto carismático.

D. Estilo sinérgico

(Alto énfasis en las tareas y alto énfasis en las personas)

Este tipo de líderes buscan ser un puente o conexión entre los grupos de trabajo para facilitar y coordinar las relaciones entre sus miembros, logrando así un excelente desempeño en el logro de los resultados planteados.

Sus principales características son:

  • Son altamente participativos.
  • Muestran preocupación por la definición de los objetivos, tareas y actividades a realizar dentro del área.
  • Toman decisiones por consenso, teniendo como referente las opiniones de los colaboradores.
  • Imparten órdenes de manera frecuente, las cuales son algo flexibles y abiertas al mejoramiento.
  • Otorgan al colaborador un alto grado de autoridad y autonomía en el desarrollo y control de sus actividades.
  • Su principal mecanismo de control es el seguimiento a los compromisos adquiridos.
  • Consideran el trabajo en equipo como algo esencial para el adecuado desempeño del área.
  • Muestran un elevado nivel de confianza en los colaboradores.
  • Promueven la comunicación bilateral.
  • Las relaciones y el contacto que mantienen con sus colaboradores son máximos.
  • Garantizan su liderazgo y la solución de conflictos a través del uso equilibrado de los aspectos formales e informales.
  • Reconocen que la autoridad, credibilidad e influencia vienen del grupo.

CONCLUSIONES

Como podemos ver, existen diferentes estilos que pueden desarrollar los líderes dentro de una organización, dependiendo del énfasis que pongan en la dimensión personal o en el aspecto resultadista. En este sentido, lo ideal será siempre buscar un equilibrio entre ambas facetas para garantizar un desempeño óptimo. Entonces, ¿ya sabes qué tipo de líder eres?

Referencias

  • Sánchez, I. (2009). Estilos de dirección y liderazgo en las organizaciones: propuesta de un modelo para su caracterización y análisis. Cali: Editorial Universidad del Valle.

¿TE INTERESA MEJORAR TU PERFIL PROFESIONAL?

Forma parte de nuestros articulistas y publica tu trabajo con nosotros.

Palabras Clave


TE PUEDE INTERESAR